Fina selección: álbumes para escuchar enteros, ya entrado el verano [Pt. 1]

Published on July 9th, 2012

Por Melusina Bombay

 

El verano ya llegó y con él un montón de tiempo para gastarlo en lo que más nos gusta. En la Melusina iniciamos con una selección (la primera de 2 partes) que creemos vale la pena escuchar de cabo a rabo, una y otra vez,  estos días lluviosos en la ciudad o cálidos y abarrotados en las playas. La selección es ecléctica y variada como formas de escucharla hay. Apoltrónense en su sillón o camastro favorito, tomen su vaso con ginebra o su taza con café humeante, y listo: play.

Parachutes/ Coldplay

El primer álbum de los británicos es un clásico que, aún a pesar del resto de placas que la banda ha publicado, los mantiene como una de las bandas mejor reputadas, además de ser uno de los mejores debuts del inicio de siglo. Parachutes es una pieza completa, redonda. Desde la dulce Don’t panic, hasta Everything’s not lost, Coldplay va desgranando pequeños grandes himnos que tarde o temprano terminan por convertirse en canciones esenciales en la vida de quien las escucha. Parachutes es, quizá, un álbum hecho para escucharse con la luz del día mientras afuera llueve. Es verano.

Covers/ Deftones

Después de terminar la grabación de cada uno de sus álbumes, los Deftones acostumbraban grabar un cover e irlo soltando a través de B sides, rarezas  y EP’s a lo largo de su carrera. Para 2011 lanzaron éste vinil de edición limitada que, por fortuna, no tardó en fugarse en formatos electrónicos. Cabe mencionar que de ese puñado de covers se pueden encontrar joyas variadísimas: Santo y Johnny Farina, los Cardigans o Sade; sin contar con el que quizá sea el mejor cover hecho a Drive de los Cars.

Night falls over Kortedala/ Jens Lekman

Kortedala es un suburbio sueco construido en la década de los 1950’s en la ciudad de Gotemburgo. En apariencia es un sitio tranquilo. Anodino. Éste segundo álbum de Lekman es un guiño a su juventud y vida caminando alrededor del hormigón y concreto de la ciudad. Kortedala, en apariencia, es un sitio tranquilo; anodino. Pero en cuanto cae la noche, nos dice Lekman, la vida sucede.

In between dreams/ Jack Johnson

La música que viene del mar regularmente viene cargada de un ritmo único; inconfundible. Con éste álbum, Jack Johnson se consolido como uno de los músicos que mejor entendían la manera de mezclar el folk con el reggae. Un beach boy del siglo XXI que prefiere los instrumentos acústicos y los ritmos de la madera. Como beber en Hawaii.

Illinoise/ Sufjan Stevens

En el 2005 Sufjan Stevens saca su quinto album llamado Illinoise (así, con una “e” final, en un juego de palabras: noise significa ruido en inglés). El disco es disfrutable por donde se vea: la música y melodía, los títulos largos que cuentan historias por sí solos y  canciones que hablan (¿por qué no? del apocalipsis zombie). Talvez sólo Sufjan podría lograr que convivieran en un disco Superman, Frank Gehry, Louis Armstrong y John Wayne Gacy, Jr. (mejor conocido como el payaso asesino). Illinoise  debe escucharse de inicio a fin para lograr el viaje que Sufjan Stevens planeó. Posiblemente no sea de tu interés conocer la historia de Illinois y sus héroes locales, sin embargo, lo genial de este disco es que eso no importa. Cada canción es buena por si sola: la voz de Sufjan, sus letras y los arreglos de este hombre orquesta son magistrales, y para muestra la joya de la corona: Chicago.

Comentarios

  1. Posted by Gabi on July 25th, 2012, 10:19 [Reply]

    El The English Riviera de Metronomy es súper veraniego, infaltable en el playlist.

Respuestas

Comment guidelines, edit this message in your Wordpress admin panel